Alusión a la poesía patriótica, nacionalista y revolucionaria en la hermana República de Colombia

Prensa.- Era tradicional, en aquellos tiempos, de 1840, año tras año, conmemorar, en nuestra hermana Colombia, el Día de la Independencia, con desfiles y actos públicos, que partían de la Plaza de los Mártires, en Bogotá (Colombia) y seguían en la Plaza de Bolívar; allí se pronunciaban muchos himnos que, por falta de una música cónsona, en aquellos momentos, no perduraron mucho. Muchos escritos pasaron al olvido; otros, por haberse publicado, se preservan en los estantes de las bibliotecas. En todos los casos, las letras están llenas de simbolismos y de metáforas, a través de las cuales se honran los valores patrios y el heroísmo de los próceres y mártires, a veces en innumerables estrofas.

La costumbre de manifestar, a través de rimas o versos, sucesos histórico políticos es muy antigua. Era tradición muy antigua, utilizar poesía con finalidad de educar, aprovechando la consonancia con versos sencillos y fáciles de recordar. Por otra parte, en las reuniones siempre se presentaban improvisaciones, en el acto de celebrar con un brindis o de alabar a alguien.

Granadinos! Cantad la memoria
De los héroes de Julio inmortal,
Que os dejaron tan célebre gloria,
¡Y a la Patria su palma triunfal!

La siguiente sección de dicho himno es muy diáfana en su mensaje:

“Basta ya de cadenas” dijeron,
Basta ya de ignominia, de luto:
A otro pueblo rendirle tributo
¡Es de un pueblo vergüenza y baldón!
¡Libres ser o morir! ¡A las armas!
Y a las armas corrieron los bravos;
Y dejaron de ser los esclavos,
¡Y empezaron a ser la Nación!

En ese fecundo grupo de poetas patrióticos, incrementado año tras año, generan abundantes obras que aluden a la cotidianidad y que recuerdan las hazañas inmortales de los héroes.

Se realizaron en esos años, abundantes reuniones literarias, en las que se entonó un himno a la independencia, con letra de Lino de Pombo y música del holandés Van Oeckelen. Otros cantos como la poesía La Patria de J. Pinzón, muestran el constante uso de palabra con un sentido figurado, alrededor de las glorias de los héroes.

De Independencia el grito vibró en los horizontes,
Estremeció las fibras de todo corazón,
Y dio la tierra piedras, como árboles los montes,
Primeras, ¡toscas armas del libro campeón!
¡Era que al fin las almas hallaban el derecho!
¡Era que cada esclavo, con nueva claridad,
Pensó que siendo suyos, brazos, pecho,
Ser de otro no podían su vida y libertad!

Cómo pintar los héroes del sacrificio inmenso?
¿Cómo encomiar hazañas eternizadas ya?
No tiene el cielo tintes, no tiene el bosque incienso,
La luz de los espectros debilitada está
¿Quién osará, Bolívar, decir cómo cruzaste
Del ecuador al trópico la zona virginal?
¿Despedazando ejércitos doquiera que mostraste
El águila y el iris del lábaro triunfal?

¡Córdova! No han dejado los pueblos de escucharte
Desde que dominando las voces del cañón,
Dijiste a tus soldados sedientos de imitarte:
“Paso de vencedores, el arma a discreción“!
¡Incomparable Páez! quien verte se figura
Con lanza y a caballo las naves agredir
Creerá que de las aguas del anchuroso Apure
Salieron sagitarios de fuego a combatir.

¡Ricaurte! A raudo carro de sombras y de fuego,
Mayor que el del profeta sagrado de Israel,
Legiones enemigas supiste uncir, y luego
Al éter impalpable te remontaste en él!
¡Sublime Policarpa! Tu senda era de flores,
¡Espléndidos tus soles de perdurable abril;
Y por salvar la Patria -tu amor de los amores-,
Doblaste en el cadalso la frente juvenil!

Hombres de corazón y fe profunda,
De alma cristiana y poderoso aliento,
¡Fuertes para esperar! ¡Hoy es fecunda
Vuestra heroica labor! ¡Y flota al viento
Vuestro pendón de libertad! Inunda
De luz las almas, el solemne acento
Con que -del fondo del sepulcro mismo
¡Enseñáis la virtud del patriotismo!

En cívico valor sexos y edades
Iguales son; si aceptan el suplicio
Sabios que orgullo son de las ciudades,
Los pueblos van en masa al sacrificio
Por ganar con su sangre libertades;
De la guerra en el vasto precipicio
Riqueza, juventud, ciencia y talento
¡Se hunden en tormentoso movimiento!

El anterior recuento poético, lejos de acabar el tema, nos permite recordar cómo se va configurando un canto nacional de una patria y como a través de sus frases, se acumulan recuerdos vividos de valor y dignidad, recuerdo de un pasado heroico y victorioso, que hace parte de nuestro ideario idealista y que confiere gloriosa identidad. Estos poemas, compuestos casi siempre con ocasión de la conmemoración de la libertad, contribuyeron sin duda, a avivar el fervor patriótico e inmortal de los colombianos, tan alicaído en el tiempo presente y digno de ser rescatado por sus hermanos bolivarianos, con ocasión de la conmemoración la Independencia Nacional.

La oración del pueblo de Venezuela, es que nuestra hermana República de Colombia alcance y complete la libertad plena en todos sus sentidos, aquellos que eternizó en sus aspiraciones y en su poesía heroica, en la cual no podían faltar los nombres del Libertador Simón Bolívar y muchos otros héroes venezolanos más, quienes por amor, arriesgaron sus vidas por la libertad de sus hermanos neogranadinos. Los pueblos de Colombia y Venezuela son hermanos y nadie podrá enemistarlos…Colombia siempre serás nuestra hermana, nuestra poesía lo señala.

 

Realizado por

Cap. Gustavo Bustamante

Vicerrector Administrativo (E) UMC