Felipe Martín, un ex marino de la armada Británica en la Batalla de carabobo

Imagen1Prensa.- Aunque parezca un poco ilógico, hubo marinos de profesión, que participaron en la gloriosa Batalla de Carabobo, en 1821 en Venezuela.En este caso, Felipe Martín, nacido en Varsovia, en el viejo continente europeo,en 1785.

Cuando cursaba estudios en Londres,Gran Bretaña, a sus diez años, inesperadamente seprodujo la repartición de su país de nacimiento,el 3de enero de 1795, entre Austria, Rusia y Prusia, después del fracaso en 1794, del levantamiento insurreccional de Kosciuszko, por lo cual, la patria de Martínperdió su existencia política y desapareciótristemente del mapa de Europa.

Fallecidos además sus padres ytodos sus familiares, en campos debatalla y en el extranjero, Martín, sin patria ni familia, se alistócomo subteniente en la real marina inglesa.Combatió en 1805 a las órdenes delfamoso almirante Horacio Nelson, en la gran batalla deTrafalgar, el 21 de octubre, una de las batallas más importantes del siglo XIX. El almirante Nelson fue herido de muerte, al perder su brazo, durante la batalla, pero obtuvo la victoria. Posteriormente, en 1806,Felipe Martín, se alistó bajo lasbanderas libertarias en América del teniente general Francisco deMiranda,precursor de la independencia de Venezuela, cuando éste reclutaba combatientes y marinos, buscando recursos para la expediciónlibertadora de Venezuela por mar.

Este veterano marinero, de la armada inglesa, tomó parte en elintento de desembarco en Ocumare y en el desembarco en La Velade Coro, en abril y agosto de 1806. En 1810retornó Martín a Caracas, con el prócer Francisco de Miranda, en las fechas de la declaración y firma del acta de independencia de Venezuela.Estuvo presente en los ataques en 1812contra  Monteverde y, durante la trágica pérdida laprimera República, emigró a Cartagena deIndias en su exilio. De allí pasó velozmente a la isla de Haití en busca dearmas de guerra, y a su retorno, enauxilio de la ciudad costera de Santa Marta, fue apresado porlos españoles y confinado en una cárcel,pero de la cual posteriormente se fugó de manera audaz. Regresó rápidamente a Cartagena yel presidente de la provincia le dio elimportante mando de un pelotón de caballería del ejército y lacomisión de algunas acciones tácticas.Estuvo entre los valientes defensores del puerto de Cartagena,durante los días iniciales del cerco impuestoa la ciudad en 1815, por el general realista PabloMorillo.

Emigró posteriormente a las Antillas, en el Mar Caribe, se unió al LibertadorSimón Bolívar en la isla de Haití y tomó parte en laexpedición marítima de Los Cayos en 1816. Despuésde las acciones guerreras de Ocumare, LosAguacates y Choroní, participó en laretirada estratégica, con el ejército, al interior de los llanos de Venezuela, bajo lasórdenes del general MacGregor.Combatió valientemente además, en las batallas de El Alacrán (6 septiembre), yEl Juncal (27 septiembre).

Tomó parte activa enlas importantes campañas militaresen Guayana (1817), en elCentro (1818), en Nueva Granada (1819) yen la gloriosa Batalla de Carabobo (1821); que le dio la independencia a Venezuela. En esta última, eraayudante muy valioso, en el estado mayor, de la segundabrigada, que dirigió el coronel AntonioRangel. Sellando gloriosamente la independencia de Venezuela.

Poco después, recibió letras oficiales deretiro militar del cuartel. Realizó su casamiento en Bogotá,en la Gran Colombia, en el año de 1825, con Carmen Rodríguez Gaitán.Vivió en esa hermosa ciudad hasta su muerte, el22 de diciembre de 1854, después de haberse negado firmemente a combatir en las guerras internas. Su verdadero apellido fue “Marcin-Kowski”; pero, por razones de facilidad de pronunciación, la simplificó hábilmente durante su vida en América y usó la simple denominación de Martín, con la cual se le conoce en la gloriosa Historia de Venezuela.

Realizado por: Cap/Alt Gustavo Bustamante;

 Vicerrector Administrativo (E) UMC