Poesía patriótica, nacionalista y revolucionaria. Pensamiento Bicentenario

Prensa UMC.- La antología monumental de la poesía patriótica, nacionalista y revolucionaria venezolana, revela campos trascendentales comunes y con proyección internacional.

Una prueba de la proyección de la literatura venezolana, fuera de las fronteras, es la edición actual de libros de poesía venezolana patriótica, nacionalista y revolucionaria. Las obras compiladas, prologadas y anotadas reúnen páginas con poetas que publicaron y publican libros importantes para el sentir nacional.

Como las cifras indican, la vocación continental de la antología poética venezolana, es uno de sus aspectos fundamentales, junto con el hecho de que aparezcan en Europa, premios, por ejemplo a las obras de Adalber Salas Hernández en 1983, Salvoconducto, premio Arcipreste de Hita, en 2014, Yolanda Pantin en 1954, Lo que hace el tiempo, Premio Casa de América de Poesía Americana, 2017, y la carrera literaria de Rafael Cadenas, Premio García Lorca, 2015 y Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, 2018.

De los autores venezolanos, son pocos los que no aparecen en enormes obras desde hace tiempo, en el centro del canon lírico del país.

En la poesía patriótica nacionalista y revolucionaria, se encuentran todas las claves para comprender por qué es notable la lírica, mucho más que los géneros narrativos y de crítica, la que mejor representa y avala a la literatura venezolana fuera de sus fronteras.

Poetas venezolanos enuncian varias claves para esta notoriedad en zonas discursivas e internacionalización, las llaman zonas discursivas y las califican, como conflictos que dinamizan verdaderamente el campo literario venezolano.

Se trata del cuestionamiento de la modernidad, la centralidad del paisaje, material o emocional, en los discursos y el cuerpo, como escena de las prácticas ciudades. Se trata también de la experimentación con la lengua y la centralidad de la cultura popular.

La antología poética actual, da cuenta de las formas como los escritores negociaron y negocian, a lo largo de todos los siglos pasados y el presente, con su intimidad y su nación.

Un país poético, elevado, patriota, se edifica sobre el país real, decodificando, a punta de memoria y tradición, por una parte, pero también dirigiéndose a la utopía, por la otra, como quien emite una vanguardia de fe, se lee en introitos: Los cambios del lenguaje en los poetas de las últimas décadas del siglo, que es el aparente cambio del sentido, remite al final del campo mayor, al nacimiento del proyecto nacional, patriótico y optimista”.

Artículo de opinión

Realizado por: Cap/Alt Gustavo Bustamante;

Vicerrector Administrativo (E) UMC